Jueves, 15 May 2014 21:43

Consejo Nacional Artes Plasticas- CIFO: Una Mirada Multiple








Consejo Nacional Artes Plasticas- CIFO: Una Mirada Multiple 

 

May 12, 2012

 

CIFO: Una Mirada Multiple

 

Este año, cuando celebramos el décimo aniversario de Cisneros Fontanals Art Foundation (CIFO) y su lanzamiento en Europa (CIFO Europa), queremos seguir compartiendo nuestros logros y alegrías a través de nuestros programas de becas y mostrar las obras que durante más de veinte años he coleccionado. Es para mí, y todos los que trabajamos en CIFO, un verdadero placer que una parte de esta colección se exhiba en el Museo Nacional de Bellas Artes de La Habana y ofrecerle a la comunidad cubana Una mirada múltiple del conjunto.

 

A partir del lanzamiento público de mi colección en diciembre del 2005, tomamos la decisión de presentar sus diferentes aspectos mediante exhibiciones concebidas desde la visión y creatividad de curadores invitados. En esta oportunidad, he escogido a un apreciado amigo y destacado curador, Osbel Suárez, con quien además comparto el haber nacido en este maravilloso país y el amor por esta tierra. Osbel ha hecho una magnífica selección entre las obras de arte contemporáneo y ha incluido artistas de alto perfil, con lo que ofrecemos la oportunidad para que el visitante se acerque en profundidad al vasto universo actual de las artes visuales.

 

La exhibición incluye obras de artistas de cuatro continentes y países distantes como Indonesia, Suráfrica, Costa Rica, Bulgaria, India y Estados Unidos, un conjunto de más de ochenta obras y cerca de setenta artistas, para la gran mayoría de los cuales será la primera oportunidad de mostrar sus trabajos frente al espectador cubano. Hay en esta selección curatorial un acierto que coincide con los propósitos de nuestra Fundación, al destacar la participación de algunos artistas latinoamericanos, reflejando de esta manera la composición de la colección y la misión de CIFO de promover artistas de la región. Presentar esta exposición en las salas de Arte Universal del Museo tiene otras connotaciones muy especiales para mí, no sólo porque representa un reencuentro con mis raíces y mi patria, sino por lo que en el futuro quisiera materializar: el esfuerzo conjunto entre la Fundación y los artistas cubanos para divulgar su trabajo en el exterior.

 

Deseo agradecer a quienes durante meses han contribuido para que la exposición haya llegado a buen fin, a todos aquellos que han trabajado para lograr superar los momentos difíciles, aunando energías y poniendo cada cual lo mejor de sí. Quiero agradecer en especial a Abel Prieto, ex ministro de cultura, así como a su sucesor Rafael Bernal Alemán. A Rubén del Valle Lantarón, presidente del Consejo Nacional de las Artes Plásticas, quien diligentemente nos llevó de la mano. Una merecida y especial mención a Jorge Fernández Torres, insigne intelectual al frente de la Bienal de La Habana, quien no ha dejado de contribuir a nuestros requerimientos durante la organización de la muestra y a quien felicitamos por su tenacidad, con la que logra concretar este acontecimiento de escala internacional. A Moraima Clavijo Colom, directora del Museo que tan generosamente hoy hospeda la colección y quien tuvo la iniciativa de cristalizar esta exhibición. Del mismo modo, a los curadores Elsa Vega Dopico y Abelardo Mena, quienes sirvieron en todo momento de enlace entre su equipo de trabajo y el nuestro para sobrepasar los diferentes retos que una exhibición como esta implica. Y así como a ellos, a todos los trabajadores del Museo que contribuyeron con la producción y la instalación de la exposición. A mi equipo de trabajo, ese grupo de profesionales dedicados a desarrollar nuestros sueños en la Fundación, el más expresivo agradecimiento, empezando por Patricia García-Vélez, ex directora de CIFO y directora del proyecto de La Habana, por ser un elemento importante para el éxito no sólo de esta exhibición, sino de los muchos logros compartidos a través de los años en CIFO. Gracias, Patricia. Junto a ella, Natalia Zuluaga y Diego Machado son los dos baluartes que día a día se entregan para convertir en realidad nuestros proyectos. Gracias también a ambos. A Jesús Fuenmayor, nuestro nuevo director y curador, le damos la bienvenida y nuestra gratitud por integrarse a nuestro equipo en este momento tan especial. A mi amiga y gran artista Marina Abramovic, mil gracias por traer su visión del arte a este mi país, con la intención de compartir desinteresadamente sus conocimientos con los artistas y público cubano.

 



Comentarios desde la múltiple perspectiva de una mirada / por Rubén del Valle Lantarón

 



La Bienal de La Habana incluye en esta ocasión entre sus proyectos colectivos una exposición singular. Se trata de CIFO: Una mirada múltiple, organizada en el contexto de esta edición del evento a partir de los fondos de la Colección Ella Fontanals- Cisneros.

 

Aunque esta muestra fue concebida originalmente para el Museo Nacional, coexistía temporalmente con las acciones de preparación de la Oncena Bienal. Cuando evaluamos la propuesta y los artistas participantes, muchos de ellos coincidían con los seleccionados para la nómina oficial, algo que nos conminó a incorporar la curaduría de CIFO como parte de los proyectos colectivos de la Bienal, incluyendo las presentaciones individuales de Marina Abramovic. En este contexto, lo inédito de la propuesta residía en la monumentalidad de las piezas a exhibir y en la presentación en nuestro país de artistas cuyo posicionamiento internacional resulta indiscutible. Ellos, desde sus particulares estéticas y orientaciones, han devenido referentes de lo más valorado de la producción visual en la actualidad.

 

Todo lo anterior convierte esta "mirada" de CIFO, más allá de sus presupuestos originales, en una extraordinaria exhibición que se integra al complejo y disímil esquema curatorial de nuestra edición del evento, para reafirmar y apuntalar muchas de las tesis formuladas bajo el tema "Prácticas artísticas e imaginarios sociales". La Bienal persiste en su tradición de integrar a la muestra curada por el Centro de Arte Contemporáneo Wifredo Lam otras visiones, y en este caso, ha destinado a las salas del Museo casi un centenar de piezas de valor indiscutible, que portan paralelamente un inagotable background de referencias y alusiones cruzadas.

 

Así, en esta oportunidad, La Habana no solo pondrá a dialogar horizontalmente artistas emergentes con otros ya consolidados y validados, prácticas legitimadas con otras underground, los márgenes con la corriente principal y el centro con sus periferias. Todas estas posibilidades -porosas, superadas o contaminadas- concurrirán y se combinarán con CIFO: Una mirada múltiple desde cinco tópicos o núcleos temáticos conjugados bajo la curaduría de Osbel Suárez. Todos ellos podrían desarrollar interminables hilos conductores entre sí mismos, y entre todos y el resto de la Bienal. Pueden encontrarse aquí referencias, citas, mitos y paradigmas, y develarse algunas claves de las prácticas simbólicas en las últimas décadas.

 

La sala transitoria del Edificio de Arte Universal se convertirá, de esta manera, en un espacio excepcional para el público nacional, curioso y ávido siempre de nuevas experiencias, entrenado en el ejercicio con lo inusitado, formado en la riquísima tradición del arte cubano, familiarizado con lo contemporáneo y lo heterogéneo, y con una profunda vocación hacia lo universal. La propia Bienal, al revolucionar las perspectivas establecidas para valorar y justipreciar el arte a nivel regional y universal, ha contribuido sobremanera en la consolidación de una política cultural inclusiva y plural, privilegiada dentro del complejísimo entramado de circunstancias nacionales. Y aunque quizás resulte ya un lugar común, apunto también que la Bienal, a través de sus diez ediciones anteriores, visibilizó desde la Isla a muchas de las figuras de obligada referencia hoy, quienes consiguieron insertarse en los circuitos internacionales del mainstream gracias, entre otras cosas, a su paso por La Habana.

 

Esta exposición podría servir, asimismo, para revisitar la obra de algunas de ellas, particularmente las de origen latinoamericano y africano. Solo me resta agradecer al equipo de la Fundación CIFO y al de Bellas Artes de La Habana por la profesionalidad con que ambos han asumido este ambicioso proyecto. Una mención especial a Moraima Clavijo, directora del Museo Nacional, por su irrecusable compromiso con ampliar y multiplicar el alcance de las exposiciones que su institución alberga.

 

Quiero hacer explícito, una vez más, mi inmenso agradecimiento a Ella Fontanals-Cisneros, quien ha demostrado una voluntad férrea de superar todos los obstáculos que significan traer esta exposición a Cuba. Su gesto, definitivamente, contribuirá a desbrozar el camino hacia el sostenimiento de un intercambio natural, fluido y sistemático entre Cuba, sus artistas y públicos y el resto del mundo; entre todos aquellos que confían en que la condición humana se crece a través del arte y la cultura, y especialmente entre quienes comprenden -y practican- que el respeto es el único camino ético hacia el entendimiento.

 

Por último, no puedo dejar de hacer mención de nuestra Junta Directiva, sobre todo de mis hijas y familia, quienes siempre con la mejor disposición han apoyado mis aventuras y esta en especial, que tiene gran significado para nosotros. A todos los ya mencionados, y a aquellos que en este instante se escapan de mi memoria, gracias por acompañarme en tan sublime momento, y por entender el objetivo que nos trajo hasta aquí.

 

 

Additional Info

  • Published Date: Martes, 29 Mayo 2012